La crisis del “pufff”

-La estructura social del “Puff”-

La crisis. Crisis financiera. Crisis migratoria. Crisis de crecimiento. Crisis de valores. Crisis democrática. Crisis. Crisis.

 

Crisis.

 

Millones de búsquedas en Google (más de 40 de media desde hace más de cinco años) sobre la palabra “crisis”. Qué curioso que todas ellas se refieran a datos, estadísticas o números.

¿Y quién está detrás de los números?

Crisis de estado de ánimo. La cara oculta detrás de los números y millones de búsquedas en donde no encontraréis búsquedas del tipo “como superar un pufff“.

Y entre tanto dato, número y declaraciones y apariciones más propias de un número de vodevil que de un país “serio” hay muchos “pufff”.

Pufff es el nombre de pila de la crisis de estado de ánimo.

Pufff has sido tu en algún momento durante estos diez años.

Pufff has sido tu en el trabajo. Con tus amigos. Con tu familia. Desmotivada/o y desanimada/o. Hasta “aquí” de todo.

Un yo desmotivado junto a otros tantos genera un entorno desmotivado, sin ánimo y sin actitud. Sin ganas ni ilusión. Tu también has sido un/a desmotivado/a más.  Seguro que tu forma de ser no es la misma. Y eso se paga. La manera de ser propia no existe porque está contaminada por ti, por tu desmotivación y por tu entorno, aquel que no te permite tener una motivación ni ilusión.

Sí, puedes presumir de años de experiencia. Puedes presumir de los títulos que tienes (huyamos, si no han huido aún de la titulitis, por su propio bien). Pero seguro que no puedes presumir de tener ilusión ni de forma de ser en la vida.

La consecuencia del “pufff” es un desgaste personal que puede llegar a ocasionar algún problema psicológico ya que hablamos de situaciones complicadas en según que casos.

 

¿Porqué?

Por que estás muerto/a. La gente sin ilusión, ganas y actitud está muerta. Noqueada. OUT.

Sí, tanto tu en algunas ocasiones como yo hemos estado muertos en algún momento durante estos años. Sí, asumimos el problema. Vale ¿y la solución?

Parar.

La respuesta al “pufff” no puede ser otro “pufff”. La respuesta debe ser la pausa.

No se puede ir como pollo sin cabeza, corriendo y haciendo cosas pero no haciendo cosas importantes. Pausa y perspectiva. Ponerse la cabeza, parar, ajustar, priorizar y volver a arrancar. Dejar de contaminarse y de estancarse en una burbuja personal que solo tiene una ventana abierta al desanimo. No, no es fácil porque este es por desgracia un país contrario a la motivación personal y profesional, es más, rema a favor del estancamiento y al “es lo que hay”. Salir de ese bucle por experiencia propia, es complicado.

Tener cabeza para parar para seguir por el camino correcto aún lo es más. Lo peor es que de esa crisis de ánimo que comentaba solo se sale de uno a uno, buscándote la vida como otro más.

Esa es la razón de este post. No encontrarás motivación ni ganas de ningún modo que no sea una decisión tuya personal. El “pufff”.

 

 

 

Puff tangible en la vida real.

Posted on 14 enero, 2017 in personal

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top