Directores de cine y publicidad, ¿un matrimonio imposible?

Cine VS Publicidad

Algunos directores empezaron en publicidad para después pasarse al cine, pero desde hace unos cuantos años la tendencia es más bien a la inversa. Directores de cine que coquetean con la publicidad hay muchos pero que lo reconozcan no tantos. Esa especie de vergüenza por pasarse al mundo de la publicidad que antaño quitaba como “prestigio”, acusados de cambiachaquetas para “poder comer”. Pero no en todos los casos es así, muchos trabajan sin complejos para marcas, agencias, productoras especializadas y producers para crear minipelículas que cuentan una historia (con el objetivo de vender).

Anuncios de perfumes, moda, bebidas o electrodomésticos que muchos se callan porque creen que suponen un paso atrás en su carrera. Más que callar no van alardeando así como con otras producciones más “laureadas” por el gran público. Siempre está bien pensar que nos lanzamos a la publicidad porque supone un reto como proyecto, para afrontar nuevos desafíos creativos y crear mini joyas de breve duración pero no nos engañemos, si muchos directores se lanzan a la publicidad es por el gran cuantía que les espera al final. En el fondo esto les da bastante tranquilidad ya que no dependen de negociaciones con distribuidoras, exhibidores y de resultados en taquilla.

Todo empezó cuando Jobs quiso lanzar su Macintosh fichando a Ridley Scott, el resultado “1984” el mejor anuncio de la historia de la publicidad según muchos.

David Lynch es uno de los que más se ha prodigado en publicidad y  ha trabajado para diferentes marcas como Yves Saint Laurent, PlayStation de Sony o Calvin Klein entre otras. El resultado, brillante y como no, muy cinematográfico y muy “Lynch”.

Una de las apuestas más claras en la relación cine-publicidad ha sido la de BMW cuando lanzó la serie “The Hire – Beat the evil” bajo la dirección en diferentes capítulos de Tony Scott, Wong Kar Wai, Ang Lee, Guy Ritchie o Joe Carnahan entre otros.

Spike Lee ha sido otro de los nombres siempre vinculando a este mundo trabajando para marcas para Levi’s, AT&T, ESPN, Taco Bell, American Express, Coca-cola y, sobre todo, Nike.

Hasta aquí un buen repaso por el panorama internacional y con buenos ejemplos (los malos si no se les recuerda mejor, ya que por algo será). Este año en España hemos tenido ejemplos de todo tipo, de mini maravillas a piezas de no poder ni pestañear del susto.

El ejemplo más claro de “horror hecho anuncio” es el “Qé! Crack” dirigido por Nacho Vigalondo.

Aunque lo supera con creces el de Lotería de Navidad, de Pablo Berger.

Vigalondo ha tenido experiencias anteriores en publicidad y mucho mejores como el anuncio de Pikolin, y lo de Berger, bueno… lo de Pablo Berguer mejor vamos a dejarlo estar y recemos para que vuelva pronto (pero al cine).

Aunque no todo va a ser malo por estas fechas, Rodrigo Cortés ha dirigido este año el anuncio navideño de la Once (de Ogilvy& Mather)

Y sí, hay vida fuera de la navidad y en 2013 hemos tenido buenos anuncios, algunos espectaculares como el de Álex de la Iglesia para Ono-Sony.

No seamos injustos, a lo largo de la historia vemos que la balanza es más positiva que negativa. Pero quizás recordemos más las experiencias negativas por lo negativas que han sido (algunas hasta traumáticas). Un matrimonio difícil como una relación de amor y de intereses que se podría resumir en un: ni contigo ni sin ti.

 

 

Posted on 11 diciembre, 2013 in BLOG

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to Top